El Guadalquivir, zona clave en la lucha contra el narcotráfico (I)

España es, junto a Bélgica y Holanda, la entrada de la droga que se consume en todo el continente europeo. En nuestro país, las zonas más importantes son, sin duda, Galicia (especialmente las Rías Baixas) y Andalucía (el puerto de Algeciras, la Línea de la Concepción junto al Campo de Gibraltar y, sorprendentemente, el río Guadalquivir y su desembocadura).

En Andalucía se incauta más del 61% del hachís que entra en España. Andalucía lidera el ranking, y concretamente la provincia de Cádiz: “Campo de Gibraltar, Chiclana, Jerez, La Línea de la Concepción, Tarifa… Los narcos de esta zona utilizan toda la costa menos Barbate, donde se puso una red de blindaje para que no navegaran por el río. El segundo y tercer puesto lo ocupan las provincias de Huelva y Almería.

Bahía de Cádiz

Los narcos eligen principalmente Cádiz por su proximidad a Marruecos y por las peculiaridades de los ríos más “próximos”, el Guadalquivir, el Guadalete y el Guadairo, ya que poseen una alta navegabilidad, con marismas donde es fácil camuflar lanchas y zulos para la droga. Además, en ambas orillas del hay establecidos numerosos embarcaderos naturales, alejados de caminos, y otros privados (en manos de testaferros) y con carreteras anexas que permiten la descargar y psoterior transporte por carretera de la mercancía.

Este ecosistema natural fluvial que poseen canales y, alta vegetación (cañas) que dificultan mucho la vigilancia, por lo que, sin medios aéreos (helicóptero o dron) es casi imposible dar caza a las gomas (las lanchas neumáticas). La gran impunidad de las operaciones en esta zona, ha creado una economía local alrededor del comercio de hachís en muchos de los pueblos que siguen su cauce.

La embarcación, en el Guadalquivir.
Narcolancha en el Guadalquivir

El Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA), la Guardia Civil y la Policía Nacional, desde que comienza el Coto de Doñana, la desembocadura y río arriba hasta Sevilla,  incautaron casi mil toneladas en lo que llevamos de año. A pesar de esto, la situación para los funcionarios antidroga del SVA y la Benemérita están saturados y desbordados, por el alto nivel de tráfico en todo el cauce.

En palabras de el Tomatito en una entrevista en El País “nosotros siempre iremos por delante. Cada vez que sale algo nuevo, se compra: radares, cámaras, GPS… la última tecnología. Va a ser difícil que nos adelanten”. La persecución contra estos narcos es continúa, pero van por delante de las fuerzas del orden, o eso era hasta la llegada del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior o SIVE.

El SIVE contra los narcos “fluviales”

La Guardia Civil es el cuerpo encargado de poner en marcha y dirigir las instalaciones del SIVE que han sdo instaladas por todo el país, especialmente en la costa Andaluza, donde ya han sido vandalizados y saboteados (Almería, Conil, Huelva, etc.)

FUNCIONES

  • Detectar a larga distancia las embarcaciones que se aproximen a nuestro litoral.
  • Identificar el tipo de embarcación y a sus tripulantes con el fin de comprobar la posible actuación ilegal de los mismos.
  • Coordinar el seguimiento, en su caso, de la embarcación, utilizando para ello los medios marítimos, aéreos y terrestres con que cuenta la Guardia Civil.
  • Interceptar a los presuntos delincuentes o auxiliar a los inmigrantes irregulares

CAPACIDADES

Para desempeñar estas misiones, el SIVE cuenta con los siguientes subsistemas:

Subsistema de detección (estaciones sensoras)

El sistema dispone de estaciones sensoras que detectan las embarcaciones a larga distancia. Estas estaciones constan de:

  • Un sensor radar que detecta las embarcaciones a 10 kilómetros de distancia y transmite la señal a varios monitores de televisión
  • Una cámara de vídeo de gran alcance diurno, con imagen de detalle e intensificadores de luz que permiten tomar imágenes en baja luminosidad.
  • Una cámara de infrarrojos que permite la visión nocturna y diurna, con imagen de alto contraste y una alta inmunidad frente a condiciones meteorológicas adversas.

Estas cámaras permiten confirmar la presencia de la embarcación e identificarla a 5 kilómetros de distancia.

Subsistema de Comunicaciones

Este subsistema permite la comunicación en tiempo real mediante la transmisión de imágenes, voz y datos. Dispone de enlaces de calidad, que aseguran la confidencialidad e impiden la detección por parte de otros sistemas de comunicación.

Subsistema de Mando y Control 

El SIVE cuenta con un Centro de Mando y Control ubicado en la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras y otro en la Comandancia de Fuerteventura. Estos centros se encargan de:

  • La centralización de las señales recogidas por los sensores
  • El control de las estaciones sensoras por telemando (modos de operación, posicionamiento y enfoque, detección de fallos, etc)
  • La emisión de órdenes a las unidades de interceptación
  • El control de todas las actividades operativas de la Comandancia.

A pesar de todo esto, los barcos de pescadores y las barcas más pequeñas que vuelven por la noche no son detectadas desde que retornan de alta mar hasta el puerto, y además, los narcos ya conocen las zonas de sombra del radar. Así resultan prácticamente indetectables.

CONCLUSIONES

El río Guadalquivir, debido a la cercanía con la bahía de Cádiz y a su navegabilidad es uno de los puntos más calientes de España en lo que a narcotráfico se refiere (tras el Puerto de Algeciras y las Rías Baixas) y, de momento, tienen en jaque a las FCSE, que no consiguen evitar el aumento año tras año de esta actividad en la zona.

La utilización de avanzados métodos de vigilancia electrónica de la costa y del cauce fluvial, como es el SIVE, puede ayudar a reducir la diferencia de capacidades entre las fuerzas policiales y las entidades criminales sevillanas y gaditanas; sin embargo, la distancia todavía es muy significativa.

En mi opinión es necesaria una mayor colaboración entre las unidades del SAV, la Guardia Civil y la Policía Nacional de la zona; incluso sería muy recomendable la ayuda de las FAS. Esta coperación con los cuerpos armados debería ser en operativos o tareas específicas, ya que de incluirlos delleno en la lucha contra el narcotráfico se podría caer en una “escalada de la violencia” que podría ser totalmente contraproducente (más apoyo a las organizaciones criminales, pérdidas humanas, daños materiales, menos respeto a la ley, etc.) como ocurre en determinados países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Colombia y México principalmente).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s